Adaptación y Acostumbramiento a la prótesis completa

  • Notará una sensación de ocupación o cuerpo extraño, que normalmente desaparece en unas semanas. Esto estimula la producción de saliva, situación que se irá normalizando paulatinamente.
  • Experimentará una disminución del sentido del gusto, que se recuperará tras unas pocas semanas.
  • Le cambiará la dicción, pudiendo existir problemas a la hora de pronunciar algunos sonidos. Muy probablemente necesitará un entrenamiento para aprender a vocalizar ciertas palabras, lo que habitualmente se consigue en unas pocas semanas.
  • Es probable que se muerda la parte interna de las mejillas y la lengua, ya que es muy normal tender a introducirlas en los espacios donde faltan dientes, pero en poco tiempo aprenderá a evitarlo.
  • Muy probablemente notará algunas molestias en las zonas donde se apoyan las prótesis, sobre todo a la altura de los bordes. Suelen ceder al cabo de cuatro o cinco días; si no fuese así o se le forman heridas, deberá acudir a la consulta para remediarlo.
  • Al principio, casi con total seguridad, se le moverán mucho las prótesis sobre todo al comer. Deberá aprender a masticar simultáneamente de los dos lados, y no de uno sólo como haría con los dientes naturales. Con ello, y con los sucesivos ajustes de la oclusión de los dientes que le iremos realizando en la consulta si se estiman necesarios, experimentará mejoría. Por el contrario, la prótesis inferior, salvo en raras excepciones, nunca se sujetará satisfactoriamente.