Adaptación y acostumbramiento a la prótesis removible

Las prótesis removibles, cuando se muerde sobre ellas, trasmiten las fuerzas de la masticación a los dientes, a las encías y al hueso, por lo que necesitan un cuidado especial en su periodo de adaptación, el cual varía según los pacientes y las prótesis (generalmente varias semanas).

Es necesario que el/la portador/a de la prótesis tenga paciencia y sea todo lo colaborador/a posible durante este periodo de acostumbramiento, acudiendo a la consulta para realizar las adaptaciones y correcciones que sean necesarias.

  • Lo primero que se nota es una sensación de ocupación o cuerpo extraño, que normalmente desaparece en unas semanas. Esto también estimula la producción de saliva, situación que se normaliza paulatinamente.
  • Se suele experimentar una disminución del sentido del gusto, algo que se recupera tras unas semanas.
  • La dicción se ve alterada, pudiendo existir problemas a la hora de pronunciar algunos sonidos. Con entrenamiento específico para aprender a vocalizar las palabras que más dificultades presenten al pronunciarlas, habitualmente se consigue en unas pocas semanas.
  • La parte interna de las mejillas y la lengua es muy habitual mordérselas debido a la tendencia a introducirlas inconscientemente en los espacios donde faltan dientes, situación ésta que en poco tiempo se aprende a evitar.
  • Incluso la sensación de presión sobre los dientes y encías que provocan las fuerzas masticatorias suele desaparecer en poco tiempo.