Adaptación y Acostumbramiento

  • Se suele tener la impresión de que los dientes artificiales son demasiado grandes, sensación que desaparece al cabo de unos días.
  • La pronunciación de algunos sonidos puede resultar un poco diferente, pero se normaliza al cabo de unos días.
  • Es muy habitual morderse sin querer las mejillas y la lengua, por la tendencia de éstas a introducirse en los espacios donde faltaban dientes, pero en poco tiempo se aprende a evitarlo.