CLÍNICA PARDIÑAS BLOG

Cómo cepillarse los dientes correctamente

De nada sirve cepillarse los dientes cinco veces al día si en ninguna de esas veces se hace correctamente. Mejor hacerlo una y hacerlo bien.

¿Cuántas veces al día hay que cepillarse los dientes?

Para lavarse los dientes correctamente hay hacerlo con la frecuencia, técnica y accesorios adecuados para el cepillado Lo ideal es cepillarse los dientes tres veces al día esto es, después de cada comida (desayuno, comida y cena), pero por el ritmo de vida que llevamos hoy en día, muchas veces no comemos en casa al mediodía, con lo cual ese cepillado ya nos lo pasamos (y no todo el mundo está por la labor de llevarse un cepillo y pasta en el bolso), que si por la mañana nos levantamos con prisas y también nos lo pasamos o le dedicamos unos segundos, en fin, que excusas hay muchas. Si no nos cepillamos las tres veces al día, por lo menos hacerlo dos (mañana y noche) y de todas todas el más importante es el cepillado de la noche.

Por la noche todo lo que dejemos sin cepillar las bacterias tienen más horas para trabajar y atacar el esmalte provocando la caries o la enfermedad periodontal (piorrea), ya que se alimentan de los restos de alimentos, provocando ácidos que atacan el esmalte con su consiguiente destrucción, además de noche producimos menos saliva y los dientes están menos protegidos (la saliva hace capa protectora), no hay humedad (por eso la gente con boca seca tiene más caries).

 

Técnica para lavarse los dientes correctamente

Es muy fácil decir cómo hay que cepillarse y que se haga según dicen los libros (lo cual sería ideal; colocar el cepillo a 45 grados, masajear introduciendo un poco las cerdas bajo la encía, cepillar en círculo y luego arrastrar), entonces hay que buscar la forma de que cada uno lo haga de la mejor manera posible llegando bien a todas partes. Y hacerlo con un cepillo medio NUNCA duro. El cepillado es importante para evitar o disminuir la incidencia de caries, prevenir la enfermedad peridontal, evitar la halitosis, prevenir/disminuir la placa y el sarro, y tener unos dientes limpios. Una correcta técnica también pasa por evitar los errores frecuentes en el cepillado de dientes.

 

El cepillo de dientes y otros accesorios de higiene dental

El cepillo de dientes hay que cambiarlo por lo menos cada tres meses, y antes si se ve que las cerdas están abiertas o aplastadas (si este es el caso hay que ver que no se esté haciendo un cepillado muy agresivo, esto no quiere decir que uno se esté cepillando bien los dientes, más bien todo lo contrario). La pasta de dientes tiene que ser con flúor para prevenir las caries y hay que colocar muy poca en el cepillo (la medida de un guisante), u otra pasta si su dentista se lo recomienda, para dientes sensibles, para encías delicadas, etc… La duración del cepillado es de tres minutos. Luego se puede enjuagar con un enjuague de flúor, u otro dependiendo de las necesidades de cada uno y las recomendaciones.

Aparte del cepillo de dientes manual, que puede ser suave, medio, duro, extrasuave, quirúrgico, de ortodoncia, de niños, etc., está la seda dental o cinta (con cera, sin cera), los cepillos interdentales de diferentes tamaños (ambas cosas muy importantes e indispensables para la limpieza de los espacios interdentales que con el cepillo normal no se llega), está también el cepillo eléctrico, la ducha dental o irrigador dental, el cono de goma, el raspador lingual, etc. “Utensilios” hay muchos y muy diversos, hay que saber usarlos y que cada uno use el más adecuado a su caso, y eso hay que enseñarlo y su dentista se lo enseñará.

 

* Una publicación del doctor José Pardiñas Arias, médico estomatólogo experto en implantes dentales, enfermedades de las encías y prótesis.

Dr. José Pardiñas Arias

Dr. José Pardiñas Arias