CLÍNICA PARDIÑAS BLOG

Encuesta Europea sobre salud bucodental

Wrigley y GSK publican los resultados de una encuesta a nivel europeo sobre la salud oral en el marco de su colaboración con la Plataforma para una mejor Salud Bucodental.

De los 3.500 europeos encuestados, el 70% afirma estar contento con su higiene dental. Sin embargo, más de la mitad indica que no conserva su dentadura natural completa.

Para el Presidente de la Plataforma el profesor Kenneth Eaton "Los resultados de esta encuesta confirman trabajos anteriores y demuestran lagunas importantes en el conocimiento de los encuestados de la salud oral y los hábitos. Las enfermedades bucales requieren tratamientos caros y pueden incrementar el riesgo de diabetes, enfermedades cardiovasculares o cáncer. Esta encuesta pone de manifiesto que muchos europeos tienen que aprovechar mejor los mecanismos sencillos y accesibles que pueden ayudarles a mejorar rápidamente su higiene bucal.

Los hábitos relativos a la salud bucodental varían según el país

La encuesta revela varias diferencias interesantes en las prácticas de higiene bucal en toda Europa. Por ejemplo, los italianos y españoles se cepillan los dientes con más frecuencia que los ciudadanos del resto de países encuestados, ya que más del 75% de los encuestados afirmó cepillarse los dientes al menos dos veces al día y más del 35%, al menos tres veces diarias. Más al norte, la situación cambia: solo el 12% de los irlandeses y el 8% de los británicos declaró cepillarse los dientes tres veces al día.

El comportamiento en cuanto a la duración del cepillado varía también según el país, en Italia (63%) y España (59%), aunque más rigurosos que otros cuando se trata de otros hábitos de higiene dental y prácticas, son más propensos a cepillar sus dientes en menos de los 2 minutos recomendados. En contraposición, un 62% de los alemanes tienen una mayor disponibilidad por cepillarse los dientes durante 2 minutos o más.

Un 70% de los europeos señala que visita al dentista como mínimo una vez al año.

Entre nacionalidades, los polacos son los que más acuden al dentista, con un 19% al menos tres veces al año, aunque puede estar relacionado con los tratamientos dentales que están siguiendo, en lugar de ser un un indicador de hábitos normales.

Los encuestados británicos (46%) y alemanes (44%) se mostraron más propensos a ir al dentista dos veces al año, mientras que los franceses (43%) y españoles (41%) se limitan a una vez al año.

Casi el 31% reconoce que le da miedo ir al dentista y el 43% de los europeos afirman ir al dentista únicamente cuando se manifiestan complicaciones dentales, en lugar de programar las revisiones preventivas habituales.

La encuesta también indica que los padres europeos dan prioridad a la salud bucodental de sus hijos. El 73% de padres afirma llevar a sus hijos al dentista incluso aunque no presenten ninguna complicación específica.

El precio supone un factor condicionante para el cuidado dental

Para los europeos que no van al dentista cada año, las principales razones esgrimidas para no hacerlo son el coste del tratamiento dental (40%), no tener problemas dentales (30%) o considerar que los problemas dentales no son muy graves (28%).

En general no se aprovechan los elementos de salud dental accesibles

Actividades sencillas y cotidianas, como cepillarse los dientes, usar enjuague bucal e hilo dental y masticar chicles sin azúcar, pueden ayudar a mantener una excelente salud bucodental, pero según la encuesta realizada, muchos europeos no aprovechan estos mecanismos.

En el caso de España la encuesta revela el siguiente comportamiento sobre estos hábitos preventivos:

  • Cepillarse los dientes

Más del 80% de los encuestados españoles afirman creer que un cepillado frecuente de los dientes ayuda a prevenir las caries y la placa dental.Aunque son los europeos que se cepillan los dientes con mayor frecuencia, todavía el 22% indica que lo hace menos de dos veces al día. Además, la duración de los cepillados es menor de los 2 minutos recomendados.

  • Masticar chicle sin azúcar

Aunque un 72% de los españoles indican que la saliva tiene un impacto positivo sobre la salud bucodental, el 70% de los encuestados no asocia masticar chicle sin azúcar con beneficios para su salud bucodental, a pesar de que se ha demostrado clínicamente que masticar chicle sin azúcar después de comer y beber estimula la producción de saliva que ayuda a limpiar los restos de alimentos, lo que neutraliza los ácidos que dañan la placa y remineraliza el esmalte dental. El 66% afirma que masticar chicle sin azúcar inmediatamente después de cada comida es una buena alternativa cuando no te puedes cepillar los dientes, pero sólo un 31% indica que este hábito forma parte de su cuidado bucal diario.

  • Utilizar hilo dental o enjuague bucal

El estudio también pone de manifiesto que el hilo dental se utiliza poco. El 36% afirma que nunca usa hilo, a pesar de que más de la mitad lo considera clave para ayudar a prevenir infecciones de las encías. El enjuague bucal recibe una enorme acogida como mecanismo para combatir el mal aliento y más de la mitad de los encuestados entiende el valor del enjuague bucal para prevenir la placa dental y las infecciones de las encías, el 49% afirma no usarlo a diario.

  • Dieta

Una dieta sana y equilibrada es esencial para gozar de una buena salud bucodental. En todo el continente, los encuestados afirman conocer qué productos afectan positivamente a la salud dental (como verduras, lácteos y agua), así como aquellos que tienen un efecto negativo (por ejemplo, fumar, etc.).

 

“La caries y las enfermedades de las encías se pueden prevenir fácilmente con una dieta sana y equilibrada junto con revisiones dentales habituales y unos hábitos de higiene adecuados, como un cepillado correcto con dentífrico con flúor, la limpieza interdental, y mascar chicle sin azúcar después de las comidas. Los pequeños hábitos pueden marcar la diferencia en una boca sana.” afirmó el Dr. Eduardo Chimenos-Küstner asesor médico del programa Orbit®pro en España.

Comunicación de la Clínica

Comunicación de la Clínica