La enfermedad periodontal: Una introducción

Con este nombre genérico se designa a una serie de enfermedades que afectan al aparato de soporte deEstado normal y saludable los dientes y muelas.

La más frecuente de este grupo es la llamada enfermedad periodontal crónica del adulto, vulgarmente conocida como "piorrea", la cual provoca la mayoría de pérdida de piezas dentarias en esta etapa de la vida si no se trata adecuadamente y en estadíos precoces.

Muchas personas desdentadas total o parcialmente lo son a causa de esta enfermedad que se caracteriza por una destrucción progresiva de los tejidos que rodean las raíces de los dientes, es decir, el ligamento periodontal y el hueso de los maxilares donde están introducidas las raíces dentarias. Llega un momento en que la pérdida de hueso alrededor de las raíces es tal que los dientes empiezan a moverse y al ir quedándose sin los cimientos acaban por caerse, muchas veces sin dolor alguno.

Periodontitis tempranaAl ser un proceso que cursa sin dolor (excepto que se complique con un absceso agudo) el diagnóstico muchas veces se hace en una exploración rutinaria. Los signos que la acompañan suelen ser sangrado de encías, mal sabor de boca y mal aliento (halitosis). En muchas ocasiones el sangrado puede estar enmascarado en fumadores pues el tabaco disminuye la vascularización de las encías agravando todavía más el proceso. Por un lado nos priva de un signo clave como es el sangrado y por otro, al haber menos irrigación hace que los mecanismos de defensa corporales no actúen adecuadamente con lo cual el proceso tiende a avanzar más rápidamente.Gingivitis

La causa de esta enfermedad es infecciosa, los responsables son unos gérmenes que hay en la placa bacteriana y en el sarro dental, que al ir introduciéndose debajo de la encía desarrollan un proceso inflamatorio infeccioso, que implica la destrucción de esos tejidos que sostienen a los dientes. Tiene que haber además un factor predisponente individual (genético) que es clave, y es lo que nos explica el que pacientes con muy poco sarro puedan desarrollar una enfermedad periodontal agresiva, y viceversa, pacientes con mucho sarro apenas tengan pérdidas óseas en los maxilares.

Es fundamental la prevención y poder detectar a aquellas personas que sean susceptibles para poder instaurar los tratamientos oportunos en estadíos iniciales.

 

 

SIGUIENTE

Comparte