Extracción de muelas del juicio

Las muelas del juicio pueden suponer un problema para los pacientes, en especial para aquellos que están en la edad en la que están erupcionando, generalmente entre los 17 y 24 años.

La muelas del juicio puede erupcionar de forma nomal sin dar ningún tipo de sintomatología. Pero en muchos casos éstas erupcionan en una malposición, generalmente debido a una falta de espacio.

En estos casos en los que las muelas del juicio erupcionan en una malposición se pueden producir problemas como puede ser la Perioconaritis, que es una inflamación y/o infección de la encía que recubre la muela, lo que puede producir dolor, mal aliento, mal sabor de boca y en casos más avanzados fiebre. Estos episodios pueden remitir con antibióticos pero esta infección puede volver a ocurrir convirtiéndose en crónico, siendo el tratamiento de elección la extracción de las muelas del juicio.

En otros casos la malposición de las muelas del juicio puede dañar las piezas vecinas, produciéndoles caries, desplazamientos llegando incluso a poder perder ambas piezas.

Es recomendable diagnosticar tempranamente un posible problema en las muelas del juicio, ya que su extracción resulta más sencilla y con menos complicaciones postoperatorias a edades tempranas en las que las muelas del juicio no están totalmente formadas.