Facial Rejuvenation

Aging is a multifactorial process that takes place during the last stage of life and it is characterized by progressive loss of functional capacity in all tissues and organs.

It is known that the skin aging is caused by cellular degradation or intercellular matrix, decreased vascularization, fat atrophy, muscle atrophy etc. These phenomena are involved in a fundamental way in the inexorable passage of time and genetics.

The skin deteriorates with age, exposure to certain environmental factors (sun or cold) and the development of certain diseases. Consequently, the skin loses moisture, elasticity and firmness; also losing their regenerative capacity.

To achieve an optimal state, the skin needs a balance between different factors (temperature, pH, hydration, elasticity, sebum production, level of scaling, roughness etc).

To maintain the ideal microenvironment in which the cells are, growth factors play a crucial role, promoting the proliferation, chemotaxis and cell migration and the synthesis of proteins such as collagen and elastin, giving the skin a more healthy aspect. The plasma rich in growth factors (PRGF) contains multiple proteins and growth factors that are involved in tissue regeneration.

Currently, due to social pressure, the emphasis on our physical appearance is increasing, being considered and acceptable and even necessary the struggle to maintain a youthful and healthy appearance. This growing aesthetic awareness means that there is an increasing interest in developing new products to help us improve the appearance of our skin.

The professionals at the Pardiñas Clinic have received specific training in the technology of plasma rich in growth factors and it is a recognized center for its use.


La capacidad del PRGF para activar la regeneración de los tejidos puede contrarrestar los cambios degenerativos en la piel a partir de la tercera década de la vida, mejorando el tono y la elasticidad cutáneas.

  • Producción de ácido hialurónico por parte de nuestras propias células
  • Piel más homogénea: Las arrugas finas se atenúan en las zonas infiltradas. Las líneas de expresión se mantienen dando un resultado natural
  • Aumento de consistencia: Favorece el aumento de la producción de colágeno y elastina lo que incrementa el grosor de la piel.
  • Hidratación: Mejora el nivel de hidratación de la piel.
  • Reducción del daño solar
  • Luminosidad de la piel: Recupera la luminosidad que se pierde con el paso de los años.

El tratamiento con microinfiltraciones de plasma está recomendado a nivel preventivo a partir de los 35 años, para ralentizar el proceso de envejecimiento, o a partir de los 45 años con fines regenerativos y correctivos. El tratamiento puede aplicarse en rostro, cuello, escote y manos.


  1. Extraemos sangre del paciente
  2. Concentramos las plaquetas
  3. Activamos la liberación de los factores de crecimiento.
  4. Infiltramos el plasma rico en factores de crecimiento.

Esta técnica es compatible con otros tratamientos estéticos, puesto que no se han descrito hasta el momento interacciones negativas con otras sustancias. De hecho, algunos tratamientos basados en PRGF se pueden complementar utilizando un relleno para aumentar el volumen de una zona concreta si es necesario.


Los resultados de las microinfiltraciones de plasma rico en factores de crecimiento son progresivos y comienzan a apreciarse pasadas las 24 horas desde la primera aplicación, observándose un aumento de la tersura y la luminosidad de la piel con cada nueva sesión. Lo recomendable es realizar 3 sesiones en los primeros 3 meses. Posteriormente, el tratamiento es personalizado, siendo lo habitual un mantenimiento de 1 a 3 sesiones anuales dependiendo de la edad y el tipo de piel.

En cualquier caso pregúntenos sobre cuál es el tratamiento indicado para usted, todo el equipo de la Clínica Pardiñas estará encantado de resolverle cualquier duda que tenga.