Implantes Cigomáticos

Si a usted le han dicho que tiene poco hueso y no puede llevar implantes, lea este artículo.

Los implantes dentales son como unas raíces artificiales generalmente de titanio puro que van ancladas en el hueso de los maxilares. Sobre estas raíces artificiales se ajustan posteriormente los dientes correspondientes.

Los implantes dentales, tienen una longitud y diámetro determinado, por tanto para poder anclarse a los maxilares, necesitaremos un volumen mínimo de hueso.

Si el hueso disponible en los maxilares es muy poco (debemos recordar que al perder los dientes por la periodontitis se reabsorbe el hueso que estaba rodeando a las raíces de los dientes) sólo nos queda la opción de injertar hueso de otra zona del cuerpo.

En el caso del maxilar superior para evitar tener que recurrir a injertos de hueso, en casos de reabsorciones extremas, optamos por los implantes cigomáticos. Estos son unos implantes muy largos que se anclan en el hueso cigomático del maxilar superior (hueso del pómulo).

El uso de dicha técnica supone una excelente alternativa en el tratamiento de pacientes desdentados y con poca masa ósea en la zona del maxilar superior. Para estos pacientes supone una esperanza en el tratamiento, haciendo posible la confección de una prótesis fija superior, sustituyendo las prótesis removibles en el mismo día o al día siguiente de la cirugía.

Ventajas de los implantes cigomáticos respecto a los injertos óseos:

  1. La gran ventaja es que con los implantes cigomáticos el proceso es mucho más rápido, no hay tiempos de espera, se hace una prótesis fija provisional en primeras 24h. Con los injertos de hueso se necesita un tiempo de espera para la maduración del injerto, lo que hace que se dilate casi en un año la colocación de los dientes definitivos.
  2. Tiene menor coste económico.
  3. No requiere ingreso hospitalario, se hace con anestesia local y sedación consciente.
  4. El post-operatorio es reducido. Sólo se requiere una intervención. Con los injertos de hueso mínimo 2. El paciente sólo notará inflamación y hematomas durante los primeros días y leves molestias.

Los implantes cigomáticos son un tratamiento revolucionario en pacientes con atrofia ósea severa del maxilar superior.

¿Cómo se realiza el tratamiento con implantes cigomáticos?

Se parte de un estudio previo exhaustivo del maxilar superior, con la tecnología de última generación 3d.

Con el TAC maxilar y el estudio tridimensional podemos obtener el máximo rendimiento del hueso del paciente.

Es evidente que también se necesita un estudio complementario de la estética del paciente: análisis fotográfico y estudio de modelos. Una vez hecho el diagnóstico se le explica al paciente el plan de tratamiento. Normalmente los implantes cigomáticos se complementan con 2 o más implantes convencionales en la zona anterior.  

Si hubiera muy poco hueso también en el sector anterior, se pueden colocar 4 implantes cigomáticos.