Implantes Dentales

Implantes Dentales En Coruña

La Clínica Pardiñas es pionera en la utilización de implantes dentales en Galicia y por lo tanto pioneros en el uso de implantes dentales en Coruña.

Llevamos desde 1989 colocando implantes dentales en A Coruña y el gran número de clientes satisfechos avalan nuestra clinica dental como una de las mejores en la colocación de implantes dentales en Galicia

Dentro de las múltiples marcas que comercializan implantes dentales, utilizamos las mejores del mercado (BTI, Nobel Biocare, entre otras).

 

 

 


La boca en el conjunto de nuestra cara es la primera tarjeta de presentación. Con la palabra nos comunicamos con los demás. La expresión de la boca puede delatar nuestro estado de ánimo. Con ella besamos y además por ella nos alimentamos y respiramos. Es pues fundamental para nuestra existencia y nuestra vida de relación.

Dentro de nuestra boca, entre otras muchas cosas, hay unas estructuras bien conocidas por todos que son los dientes. En los adultos el número es de 32 si contabilizados las muelas del juicio o cordales. Cada grupo de dientes tiene una función determinada en relación con la alimentación: los incisivos cortan, los colmillos desgarran y los premolares y molares trituran, además de tener una gran importancia en la estética.

Desgraciadamente a muchos de nosotros nos faltan una o más piezas dentarias, ya fuera por caries, por la enfermedad periodontal (piorrea) o por traumatismos. Estas "mutilaciones" hacen que la función masticatoria y/o la estética se vean alteradas en mayor o menor grado.

Antiguamente la sustitución de los dientes perdidos se hacía mediante prótesis dentales de distintos tipos: removibles con bases en las encías y ganchos, removibles completas (las clásicas dentaduras cuando faltan todos los dientes) o fijas.

Hoy en día existe otra alternativa: los "Implantes Dentales". Con ellos pretendemos no tallar nuestros dientes y también buscamos eliminar en la medida de lo posible las prótesis dentales removibles.

Boca antes de la Rehabilitación             Implantes dentales, boca totalmente rehabilitada en la Clínica Pardiñas

Bocas totalmente rehabilitadas con implantes dentales en la Clínica Dental Pardiñas, en A Coruña           

Implante dental

Los implantes dentales son unos aditamentos de titanio generalmente de forma cilíndrica sometidos a un tratamiento especifico para garantizar su fijación al hueso. Los implantes dentales son, en definitiva prótesis quirúrgicas biocompatibles cuya función principal es la de crear unas "raíces artificiales" allí donde no existen dientes para posteriormente poder anclar sobre ellas una prótesis dentales fijas. Los implantes dentales nos permitirán masticar con total comodidad, sonreír y hablar con la misma seguridad que con nuestros propios dientes.

El implante dental se compone de las siguientes partes:

  • Cuerpo del implante: Fabricado en titanio. Ésta es la parte que se oseointegrará en el hueso. Generalmente tiene forma de tornillo, aunque también existen otros tipos.
  • Tornillo de cobertura: Después de insertar durante la 1ª etapa quirúrgica el cuerpo del implante en el hueso, se coloca una cobertura sobre el módulo de cresta, con el fin de evitar el crecimiento de tejidos en el interior de la rosca que posee dicho módulo o porción superior.
  • Pilar de cicatrización: Tras haberse producido la osteointegración se realiza una 2ª etapa quirúrgica, en la que se desenrosca y retira el tornillo de cobertura y se enrosca el pilar de cicatrización, cuya función es prolongar el cuerpo del implante sobre los tejidos blandos, y permitir la unión de la mucosa gingival al módulo de la cresta, dando así lugar al sellado gingival.
  • Conexión Protética: Existen distintos tipos de conexión protética, entre los más conocidos podemos nombrar: Conexión a Hexágono Externo, Conexión a Hexágono Interno, Conexión tipo Cono Morse, Conexión a Fricción.

En el mercado existen múltiples marcas comerciales de implantes dentales con costes muy variados. Es importante utilizar implantes dentales de buena calidad que estén avalados por estudios científicos a largo plazo.


Los implantes dentales funcionan a modo de raíces artificiales para poder apoyar sobre ellos las piezas dentarias ausentes.

En principio toda persona que tenga ausencia de alguno o de todos sus dientes es candidata a recibir implantes sabiendo que existen otras alternativas como prótesis parcial removible, completa removible o fija convencional.

Implante unitarioSi una persona desdentada total tiene problemas con sus prótesis completas bien porque sean inestables y le creen problemas a la hora de comer, hablar, reír, besar; o bien por otros motivos como reflejos de náuseas o por una incapacidad psicológica incluso existiendo la adecuada estabilidad y retención de la dentadura, ésta es una indicación para ser portadora de una prótesis sobre implantes, ya sea totalmente fija o una sobredentadura.

Una sobredentadura es una prótesis removible estabilizada por varios implantes.

Otras indicaciones importantes son los desdentados posteriores que no quieran llevar una prótesis "con ganchos" o cuando hay huecos intermedios y aún a pesar de poder llevar algo fijo apoyado en sus dientes, no quieran rebajar sus piezas, lo cual sería triste si esas piezas además están intactas.

La primera contraindicación sería unas expectativas poco realistas por parte del paciente; por ello es necesario hacer un estudio serio e informar al paciente de toda la problemática de su caso sabiendo lo que se puede conseguir en el ámbito de estética y de función y las limitaciones que pueda tener.

Antes de colocar los implantesm la boca debe de estar saneada, es decir, sin placa ni sarro, con las caries obturadas, sin focos infecciosos, con las mucosas sanas y con la posible enfermedad periodontal (piorrea) controlada.

Los pacientes con enfermedades sistémicas graves, con trastornos mentales importantes (debido a la dificultad añadida del mantenimiento higiénico de los implantes), los dependientes de drogas (incluyendo aquí a los grandes fumadores y alcohólicos) no deberían de llevar implantes. Con respecto a los fumadores está demostrado que hay más fracasos. Es muy importante que el paciente o bien no sea fumador, o que fume menos de 5 cigarrillos al día. La nicotina del tabaco provoca una reducción de la proliferación de glóbulos rojos y blancos y una disminución del aporte sanguíneo a los tejidos orales (hueso y encías), con lo cual disminuye la aportación de oxígeno a dicha zona, poniendo en peligro la oseointegración de los implantes.

En las personas que tengan los maxilares muy reabsorbidos o un hueso de mala calidad, podemos tener dificultades para poder colocar los implantes, puesto que éstos ocupan un volumen y es necesrio una altura y anchura mínimas. En estos casos puede ser necesario realizar algún injerto óseo previo.

En la parte posterior del maxilar superior, los senos maxilares (cavidades huecas que hay a ambos lados de la nariz) muy bajos nos pueden limitar también su colocación. En el maxilar inferior, la situación anatómica del nervio dentario inferior puede presentar un problema debido a su proximidad con el futuro implante, haciendo necesario reducir la longitud del implante o emplear otras técnicas para evitar dañarlo.

Hay que tener en cuenta también el tipo de mordida del paciente; a los pacientes apretadores o bruxistas (rechinadores nocturnos) pueden hacernos fracasar algún implante por un exceso de carga sobre éstos.

Es importante pues, hacer un diagnóstico previo lo más minucioso posible, analizando todos y cada uno de los parámetros tanto clínicos como funcionales y por supuesto estéticos.


Primero hay que hacer un examen y diagnóstico: Exploración bucal, historia clínica, estudios radiográficos, modelos de estudio de la boca y demás pruebas complementarias que el clínico requiera en función de las necesidades de cada paciente.

Una vez seleccionado el caso, el tratamiento consiste en una serie de pasos, y se divide en una Fase Quirúrgica y una Fase Protética. Ambas fases son realizadas tanto por especialistas como por dentistas con una formación y entrenamiento específicos en la técnica. Si el paciente no tiene ningún diente, normalmente no hay que realizar ningún tratamiento preparatorio, pero si por el contrario hay que extraer algún otro diente en mal estado, habrá que esperar a que cicatrice el maxilar antes de colocar implantes (puede requerir 2, 3 o más meses) Sin embargo actualmente, muchos casos los solucionamos de una manera inmediata, sacamos dientes, colocamos implantes dentales, y a las pocas horas colocamos los dientes fijos (ver implantes dentales y dientes en el día).

La fase quirúrgica clásica a su vez tiene dos pasos:

Primer paso: "Instalación del implante dental o implantes dentales".
Siguiendo una técnica de gran precisión, se van colocando las fijaciones o implantes dentales dentro del hueso. La operación dura entre 1 y 2 horas y normalmente se hace con anestesia local. El paciente no tiene porqué notar grandes molestias, ni durante la operación ni después de la misma. En un maxilar donde no existe ningún diente se suelen colocar entre 5 y 8 implantes dentales, en este caso no se necesita un implante para cada diente.

Segundo paso: "Conexión de pilares".
Este segundo paso se hace después de un período de cicatrización de entre 3 y 6 meses según se trate del maxilar inferior (mandíbula) o del superior. Este período de tiempo es fundamental para que ocurra la "oseointegración" y los implantes queden fijados permanentemente al hueso. Ahora se realiza una pequeña intervención en la cual se conectan unas extensiones llamadas pilares a los implantes dentales. Sobre estos pilares se conectará la prótesis terminada en una fase posterior. Durante el período de "oseointegración" se puede utilizar una dentadura o puente provisional acondicionada, sobre todo para cubrir las demandas estéticas.

En la actualidad este segundo paso ya no suele ser necesario, puesto que si el implante dental en su colocación queda bien anclado ya se coloca el pilar de cicatrización en el mismo acto.

Tercer paso: Fase Protética.

Cuando cicatriza la encía de la segunda fase quirúrgica (más o menos quince días), se comienza con la Fase Protética. Lo primero que se hace es tomar unas impresiones de la boca. Después se necesitarán de 1 a 4 visitas, durantes las cuales se evaluará el ajuste, la función y la estética de los nuevos dientes. Es evidente que todo esto debe cuadrar con la planificación previa.

La nueva prótesis necesitará los cuidados y revisiones habituales, igual que si se tratara de dientes naturales, puesto que aunque estos nuevos dientes no van a tener caries sí pueden aparecer problemas en la salida a través de la encía.


(advertencia: son imágenes reales y pueden herir su sensibilidad)


¿QUÉ SON LOS IMPLANTES DENTALES INMEDIATOS?

Boca Rehabilitada en la Clínica Pardiñas A Coruña

Los implantes dentales inmediatos son implantes dentales que se colocan inmediatamente después de hacer una o varias extracciones dentarias, pero esto no quiere decir que se coloquen los implantes y los dientes al mismo tiempo. Cuando hay un problema en un diente que obliga a su extracción, por ejemplo una fractura de su raíz, se puede planificar el colocar el implante dental inmediatamente después de la extracción sin esperar a que cicatrice la herida. Esto tiene la ventaja de que se gana tiempo, pero no se puede hacer si el diente está infectado. Si esto ocurriera primero hay que extraer el diente, liberar correctamente el proceso infeccioso, suturar, dar el tratamiento oportuno y esperar alrededor de dos meses. Al cabo de este tiempo se pueden ya colocar los implantes dentales(en este caso le llamamos implantes dentales diferidos).

De cualquier manera, una vez colocado los implantes dentales hay que esperar a que se "integren" al hueso antes de colocar el diente o los dientes encima. El tiempo de espera entre la colocación de los implantes dentales y la prótesis oscila entre 4 y 6 meses dependiendo de si es maxilar inferior o superior, (en el superior la espera es mayor porque la calidad del hueso suele ser peor). Hoy en día la tendencia es a reducir estos tiempos de espera. En muchos casos ya estamos colocando los implantes dentales y los dientes fijos en el mismo día o en el día siguiente (ver implantes dentales en el día).

Durante el tiempo de espera se puede colocar una prótesis provisional (generalmente removible, sobre todo para solucionar zonas de estética) para que el paciente esté el menor tiempo posible sin dientes.

Debemos insistir en la importancia de individualizar cada caso, cada persona es un mundo e incluso dentro de la misma boca es frecuente que haya unos lugares más problemáticos que otros. El especialista debe ser capaz de hacer un diagnóstico previo, claro y preciso, para poder obrar en consecuencia y aplicar los protocolos establecidos con las garantías necesarias.

En la actualidad estamos muy satisfechos con los resultados de este tratamiento por el propio bienestar que alcanzan los pacientes. La persona que va a ser portadora de estos implantes dentales debe ser "paciente" y colaborar estrechamente en todas las pruebas protéticas previas a la colocación definitiva de sus dientes así como seguir los correctos mantenimientos posteriores.


 
En la actualidad, muchos pacientes con ausencia parcial o total de dientes, o con estos muy deteriorados, pueden ser tratados con las distintas técnicas de "implantes dentales y dientes en el día". Se pueden realizar extracciones de dientes dañados, la inserción de losimplantes dentales y la colocación de dientes fijos en 4-12 horas.

Por supuesto hay que realizar un estudio riguroso previo en cada caso, con una planificación muy cuidadosa para obtener los mejores resultados a largo plazo.

Podrá masticar con cuidado y sonreir con comodidad al día siguiente de la intervención.

En los siguientes vídeos mostramos técnicas que utilizamos rutinariamente, como el all-on-four:

Video de animación Video real en la clínica
Vídeo de animación
Vídeo real

 

Para más información, puede acceder a otro vídeo de un caso real (advertencia: son imágenes reales y pueden herir su sensibilidad).

 

  Video de colocacion de implantes dentales

Contacte con nosotros en el teléfono 981.21.40.00 o por correo electrónico en clinicapardinas@clinicapardinas.com para más información.


LA IMPORTANCIA DEL MANTENIMIENTO DE LOS IMPLANTES

Una vez que el paciente ha superado todas las visitas con todas las pruebas de rigor y por fin ya tiene sus dientes nuevos en la boca es necesario a partir de ahora hacer un seguimiento de sus prótesis sobre implantes dentales.

Tenemos que pensar que el hecho de masticar implica una serie de movimientos de la mandíbula sobre el maxilar superior. En estos movimientos intervienen muchos músculos de la cara, alguno de los cuales pueden hacer una fuerza tremenda a la hora de masticar, además, la mandíbula no solo tiene movimientos de apertura y cierre, sino también de lateralidad y cincunducción. Los dientes naturales están dotados de unos mecanismos de defensa contra esos traumas que sufren a diario; entre ellos uno de los más importantes es el ligamento periodontal, una estructura que rodea a las raíces en el interior del hueso y actúa a modo de colchón amortiguador contra el trauma masticatorio. También existen unos receptores de presión que nos avisan cuando debemos dejar de apretar.

Sobredentadura superior sobre una barra unida a 4 implantesLas piezas dentarias que están apoyadas sobre implantes dentales no disponen de este ligamento ni de esos receptores de presión, sino que el implante tiene una unión íntima al hueso, no permitiendo ninguna flexibilidad, es pues fundamental controlar que la unión entre dientes e implantes dentales sea pasiva para no someter a éstos a cargas extra. Por otro lado es imprescindible ajustar correctamente la oclusión. A la hora de morder debe de haber un perfecto equilibrio entre los dientes de maxilar superior e inferior, teniendo en cuenta los movimientos de lateralidad y de protrusiva, para que los implantes dentales no se vean forzados en determinados movimientos de la boca. Estos controles hay que hacerlos el mismo día y en los siguientes días a la colocación de las piezas definitivas.

A medio plazo hay que vigilar la acumulación de placa y sarro. No debemos olvidar que en el adulto la primera causa de pérdida de dientes es la enfermedad periodontal, y la evolución de esta enfermedad esta ligada a la presencia de placa y sarro en los dientes de las personas predispuestas. Muchas personas a las que se le colocan implantes es porque han perdido dientes debido a la enfermedad periodontal, con lo cual ahora sus nuevos dientes emergen de la encía a través de los pilares, y en éstos también se puede acumular igualmente placa y sarro. Por ello es necesario controlar y limpiar periódicamente estos acúmulos nocivos para las encías y por ende, para los implantes dentales que están dentro del hueso.

La anatomía de las piezas sustituidas por medio de implantes dentales no es exactamente igual a las naturales, en general hay más recovecos con los implantes dentales con lo cual hay que extremar la higiene y utilizar los aditamentos especiales que existen para su limpieza. Desde luego una persona que haya abandonado su higiene bucal durante toda su vida y haya perdido sus piezas por este motivo sino se mentaliza para cambiar sus hábitos, puede no ser candidato a rehabilitar su boca con implantes dentales.

En muchas ocasiones, sobre todo en casos de grandes rehabilitaciones, es necesario colocar una férula entre los dientes para relajar la musculatura de la cara y evitar grandes tensiones en los implantes dentales.

Es evidente que los dientes sustituidos por medio de implantes dentales no se van estropear por caries, pero no olvidemos que hay que extremar el cuidado con una buena higiene dental y que "nada es para toda la vida".


La importancia del soporte óseo en las rehabilitaciones con implantes

En el mundo moderno cada vez más se cuida la salud. La salud bucodental para la población en general es un apartado muy importante que influye en la calidad de vida. Hoy los pacientes somos muy exigentes con el cuidado de nuestras bocas. Cada vez más, cuando hay pérdida de piezas dentarias, se solicita su rehabilitación con prótesis dentales fijas que sean funcionales y estéticas. Las clásicas prótesis removibles ya casi nadie quiere llevarlas por su incomodidad y por ser muchas veces antiestéticas.

En muchas ocasiones cuando procedemos a rehabilitar una boca, nos encontramos con verdaderos problemas por faltade hueso adecuado. Los huesos de los maxilares son los "cimientos" que nos van a permitir construir la casa encima.

Soporte óseo correcto

Cuando hacemos el estudio del caso tenemos que analizar distintos parámetros, tales como la oclusión (la forma de morder), el estado de las encías (saber si hay o no enfermedad periodontal), valorar retracciones, etc. Una vez estudiadas todas estas variables con sus pruebas complementarias correspondientes (estudios radiográficos, etc.) hay que hacer el enfoque terapéutico adecuado.

Muchas veces un caso aparentemente sencillo puede convertirse en un caso complejo simplemente porque puede faltar un poco de hueso debajo de la encía. Supongamos un paciente que pierde un diente central superior por un golpe, si la tabla ósea externa se fractura, cosa que es muy frecuente, y enseña esa zona al sonreír, no podemos colocar directamente un implante, por tanto en este caso antes de insertar el implante o en el mismo acto tendremos que hacer regeneración ósea de esa zona y manejar los tejidos blandos adecuadamente para cubrir los defectos existentes.

Es frecuente también que en los sectores posteriores del maxilar superior, los senos maxilares (cavidades huecas que están a ambos lados de la nariz) bajen mucho (se pneumaticen), casi hasta el borde del maxilar, con lo cual no nos queda altura ósea adecuada para colocar los implantes. En este caso habrá que ganar hueso en altura a ese nivel haciendo una elevación del seno maxilar (sinus lift), una técnica rutinaria.

Por supuesto, la enfermedad periodontal crónica del adulto (piorrea) es la principal causa de pérdida ósea alrededor de los dientes. En ocasiones la atrofia ósea es tal que puede ser muy difícil una rehabilitación con implantes sin hacer injertos óseos previos.


¿EXISTE EL RECHAZO EN LOS IMPLANTES DENTALES?

Se ha podido demostrar científicamente, que en condiciones cuidadosamente controladas, el titanio se puede "integrar" con el hueso vivo sin ningún tipo de inflamación de los tejidos que lo rodean. A esta unión íntima de las células óseas con la superficie del titanio es a lo que se denomina oseointegración (el hueso acepta el titanio como si en realidad formara parte de la estructura del propio organismo, produciendo de esta forma una "soldadura biológica" y creciendo a su alrededor). No hay que confundir el rechazo con las posibles complicaciones.

Actualmente el índice de éxito (oseointegración) de los implantes supera el 95%.


¿PUEDEN FRACASAR LOS IMPLANTES DENTALES?

Cuando hablamos de criterios del éxito de los implantes dentales, hoy sabemos que en manos expertas el índice de éxito a largo plazo supera el 90%. Lógicamente esos éxitos se consiguen seleccionando al paciente adecuadamente. Pero no cabe duda de que queda ahí un pequeño porcentaje de fracasos, aún realizando todos los protocolos rigurosamente.

Quiero recordar que estos fracasos no son debidos al "rechazo" puesto que este no existe como tal cuando se colocan implantes de calidad contrastada.

Estos fracasos podemos dividirlos en precoces y tardíos, y pasaremos a analizar sus causas.

Los fracasos precoces son aquellos que ocurren en los primeros meses, antes de colocar la prótesis sobre ellos y pueden deberse a que la calidad del hueso no sea la adecuada. De hecho hay más fracasos en el maxilar superior que en el inferior porque suele ser un hueso más esponjoso, menos compacto, y en definitiva de peor calidad.

Otros factores que influyen son el calor que se puede originar con el fresado previo a la colocación del implante dental, por lo que es fundamental una buena irrigación durante el paso sucesivo de las distintas fresas (brocas que nos ayudan a perforar el hueso) y durante la colocación del propio implante dentaly por supuesto trabajar con las revoluciones adecuadas en las piezas de mano. Si se produce un sobrecalentamiento se puede provocar una necrosis del hueso a ese nivel, con lo cual el implante dental no se integrará. Si se hace mucha presión al fresar también se puede dañar el hueso impidiendo una buena regeneración. Las fresas deben tener un corte impecable y se deben desechar regularmente. Hay pues que respetar la biología ósea para que los procesos de cicatrización sean los correctos.

Los fracasos tardíos tales como una infección también nos puede llevar al fracaso del implante. Es imprescindible trabajar con todo el material estéril y en un ambiente de asepsia.

Si cargamos con una prótesis unos implantes dentales prematuramente éstos también pueden fallar. Una vez colocada la prótesis, si ésta no ajusta perfectamente sobre los implantes dentales puede crear tensiones en ellos. El ajuste debe de ser totalmente pasivo y ensamblarse sin ningún tipo de presiones, sino podemos estar llamando a las puertas del fracaso.

El tipo de mordida es importante, los pacientes apretadores y/o rechinadores nocturnos (bruxistas) pueden acabar fracturando un implante o algún aditamento intermedio por exceso de presión.

La oclusión hay que equilibrarla adecuadamente aunque el paciente no sea bruxista, ya que la masticación es dinámica y hay que buscar una armonía en todos los movimientos. Hay determinados tipos de mordidas que podrían contraindicar la utilización de los implantes dentales.


En estos últimos años estamos asistiendo a una verdadera revolución en el campo de la implantología.

Uno de los avances más destacados es el  poder colocar implantes sin necesidad de abrir la encía ni utilizar puntos de sutura (a diferencia de la técnica clásica). A esta técnica se la denomina comúnmente “sin cirugía”, aunque los implantes se coloquen de manera quirúrgica igualmente en el hueso a través de la encía. Esta técnica la estamos realizando habitualmente en los casos indicados.

Después de realizar el diagnóstico correcto se utiliza un protocolo que emplea la tomografía computerizada, la tecnología de diseño 3D y la fabricación asistida por ordenador (CAD/CAM) e Internet para planificar la colocación de los implantes, así como para construir una plantilla quirúrgica precisa. La prótesis provisional o definitiva se conecta inmediatamente después de la colocación de los implantes. Este procedimiento reduce drásticamente el tiempo de tratamiento quirúrgico y el período de recuperación.

La colocación de los implantes se lleva a cabo mediante la plantilla quirúrgica, previamente diseñada por ordenador (donde antes se han colocado virtualmente los implantes). De esta manera los implantes se ajustan de forma precisa al lugar óseo que hemos planificado.

Este tipo de tratamiento está indicado fundamentalmente en aquellos pacientes que ya son portadores de prótesis completas de sacar y poner.