Prótesis Implantorretenidas (Removible sobre Implantes)

Prótesis Implantorretenida

La prótesis dental implantorretenida consta de: una parte fija que el paciente no puede retirar y que, a su vez, va unida a los implantes que se le colocaron en su maxilar; y de una parte removible, portadora de los dientes artificiales que repondrán los ausentes.

 

 


Gracias a las prótesis implantorretenidas el paciente puede comer mejor, hablar y sonreír con mayor confianza que sin implantes y, en resumen, adquirir mayor seguridad en sí mismo. Pero la sensación y función de sus dientes naturales sanos, no se consigue igualar en modo alguno.

Además, y dependiendo del número de implantes y del tipo de sujeción, pueden tener cierta movilidad al comer, especialmente la prótesis inferior. La duración del aparato removible es muy limitada ya que, al igual que la cara y el cuerpo, los maxilares y la boca experimentan cambios con el tiempo, lo que llega a generar desadaptaciones de la prótesis a la boca susceptibles de correcciones periódicas hasta que, llegado el momento, se haga necesaria su sustitución.

También, con el tiempo, se producen desgastes en ciertos elementos de la parte fija que pueden necesitar su recambio, como es el caso de los ataches de tipo bola.


  • Al principio se nota una sensación de ocupación o cuerpo extraño, que normalmente desaparece en unas semanas, al acostumbrarse a ella.
  • Aumenta la producción de saliva, aunque se normaliza paulatinamente.
  • Cambia un poco el habla, pudiendo existir problemas fonéticos para pronunciar algunos sonidos, por lo que habitualmente se necesita un entrenamiento para aprender a vocalizar ciertas palabras, lo que suele conseguirse en pocas semanas.
  • Es muy probable que se muerdan fácilmente las mejillas y la lengua, por su tendencia a introducirse en los espacios donde faltan dientes, pero en poco tiempo se aprende a evitarlo.
  • Es normal notar algunas molestias en las zonas de las encías sobre las que se apoyan las prótesis, sobre todo a la altura de sus bordes