Introducción

La boca en el conjunto de nuestra cara es la primera tarjeta de presentación. Con la palabra nos comunicamos con los demás. La expresión de la boca puede delatar nuestro estado de ánimo. Con ella besamos y además por ella nos alimentamos y respiramos. Es pues fundamental para nuestra existencia y nuestra vida de relación.

Dentro de nuestra boca, entre otras muchas cosas, hay unas estructuras bien conocidas por todos que son los dientes. En los adultos el número es de 32 si contabilizados las muelas del juicio o cordales. Cada grupo de dientes tiene una función determinada en relación con la alimentación: los incisivos cortan, los colmillos desgarran y los premolares y molares trituran, además de tener una gran importancia en la estética.

Desgraciadamente a muchos de nosotros nos faltan una o más piezas dentarias, ya fuera por caries, por la enfermedad periodontal (piorrea) o por traumatismos. Estas "mutilaciones" hacen que la función masticatoria y/o la estética se vean alteradas en mayor o menor grado.

Antiguamente la sustitución de los dientes perdidos se hacía mediante prótesis dentales de distintos tipos: removibles con bases en las encías y ganchos, removibles completas (las clásicas dentaduras cuando faltan todos los dientes) o fijas.

Hoy en día existe otra alternativa: los "Implantes Dentales". Con ellos pretendemos no tallar nuestros dientes y también buscamos eliminar en la medida de lo posible las prótesis dentales removibles.

Boca antes de la Rehabilitación             Implantes dentales, boca totalmente rehabilitada en la Clínica Pardiñas

Bocas totalmente rehabilitadas con implantes dentales en la Clínica Dental Pardiñas, en A Coruña