Limitaciones de las prótesis implantorretenidas

Gracias a las prótesis implantorretenidas el paciente puede comer mejor, hablar y sonreír con mayor confianza que sin implantes y, en resumen, adquirir mayor seguridad en sí mismo. Pero la sensación y función de sus dientes naturales sanos, no se consigue igualar en modo alguno.

Además, y dependiendo del número de implantes y del tipo de sujeción, pueden tener cierta movilidad al comer, especialmente la prótesis inferior. La duración del aparato removible es muy limitada ya que, al igual que la cara y el cuerpo, los maxilares y la boca experimentan cambios con el tiempo, lo que llega a generar desadaptaciones de la prótesis a la boca susceptibles de correcciones periódicas hasta que, llegado el momento, se haga necesaria su sustitución.

También, con el tiempo, se producen desgastes en ciertos elementos de la parte fija que pueden necesitar su recambio, como es el caso de los ataches de tipo bola.