Limitaciones de la prótesis implantosoportada

Las condiciones previas, especialmente la cantidad y calidad del hueso, así como la proximidad de estructuras anatómicas importantes que podrían verse dañadas por la colocación de los implantes, limitan de manera determinante la posibilidad de recuperar la función y la estética de forma absoluta.

La falta de hueso puede obligar a situar los dientes artificiales alejados de la encía, obligando incluso a reproducir una encía artificial que, por razones de higiene, deberá quedar separada de la verdadera encía, dejando visibles las columnas metálicas que van ancladas a los implantes (prótesis híbridas). En estos casos los labios suelen cubrir estas desadaptaciones, manteniendo así una apariencia estética normal.

Es muy importante que nuestros/as pacientes nos confíen cuáles son sus expectativas estéticas para poder valorar si será posible satisfacerlas completamente.

La pérdida de hueso (reabsorción) que se produce tras la pérdida del diente natural no se recupera al colocar los implantes y la prótesis fija implantosoportada; el hundimiento que a veces se aprecia en el labio superior debido a la pérdida de hueso, no se solucionará completamente de esta forma.