Ortodoncia para niños

Normalmente se recomienda que todos los niños se hagan un examen ortodóncico a los siete años como muy tarde.

¿POR QUÉ A LOS 7 AÑOS O ANTES?
  • Los primeros molares suelen salir a los 6 años. A esa edad, el ortodoncista puede evaluar los maxilares y dientes del niño para ver si la dentadura "cierra" bien y para prevenir problemas potenciales en el uso de sus dientes.
  • Los incisivos han empezado a salir, y los problemas se pueden detectar más fácilmente.
  • Una evaluación a tiempo supondrá buenos beneficios de tratamiento. Estos beneficios pueden ser:​
    • Permite influenciar el crecimiento mandibular de manera positiva.
    • Armoniza el tamaño de las arcadas dentales.
    • Mejora los tipos de erupción dental.
    • Corrige malos hábitos dentales.
    • Mejora la estética de la persona y la autoestima.
    • Simplifica y/o acorta el tratamiento de tratamientos con ortodoncia posteriores.
    • Ayuda a mejorar problemas de lenguaje.
    • Mantiene o aumenta el espacio de dientes que aún no salieron para crezcan bien.
¿CÓMO DEBEMOS MANEJAR UN CASO EN DENTICIÓN TEMPRANA?
  • ¿Qué hacemos con los dientes que aún no tiene erupcionados?
  • ¿Esperamos a que se complete la oclusión?
  • ¿Si lo tratamos ahora evitaremos un tratamiento posterior? 
  • ¿Si no estamos seguros de poder evitar un tratamiento posterior justifica el coste de un segundo tratamiento?
La respuesta a todas estas preguntas se denomina OPORTUNIDAD DE TRATAMIENTO. El momento ideal sería cuando el tiempo de tratamiento con aparatología instalada fuera el menor, esto es, habría que empezar y estar poco tiempo.
 
Así pues el pretratamiento, también llamada ORTODONCIA INTERCEPTIVA O PREORTODONCIA, son las maniobras ortopédcas clínicas en general que se realizan previas al tratamiento en dentición permanente, y tienen por finalidad tratar aquellos problemas dentales y/o esqueletales que pueden interferir en el normal desarrollo de su macizo dento- craneal.
 
DIAGNOSTICAR UN PROBLEMA NO SIGNIFICA INSTALAR NINGÚN TIPO DE APARATOLOGÍA