CLÍNICA PARDIÑAS BLOG

Cómo prevenir la caries dental

Consejos para prevenir la caries dental, una enfermedad infecciosa provocada por una bacterias que se desarrollan en la cavidad oralLa caries dental es una enfermedad infecciosa provocada por unas bacterias que existen en la cavidad oral. Las líneas de prevención de la carie se orientan en cuatro vertientes:

1. Cepillarse los dientes bien combate la caries

Lavándonos los dientes correctamente eliminamos la placa bacteriana, esa materia blanco-amarillenta que se deposita sobre los dientes cuando estos no se cepillan o se hace mal, que está formada por detritus celulares de la propia boca, restos de alimentos, saliva y gérmenes. Estos gérmenes que están en la  placa son los responsables de la caries, por tanto es una enfermedad infecciosa. Para eliminar la placa hay que utilizar el cepillo dental con las técnicas correctas para barrer esa placa de manera eficaz. No se trata de hacer espuma con la pasta. La pasta dental actúa como un jabón que ayuda a disolver la placa pero lo más importante es el barrido del cepillado, dedicándole el tiempo adecuado. El cepillado puede ser manual o eléctrico. Si la destreza manual es adecuada vale el manual. Si se tienen dificultades en llegar a ciertas zonas más escondidas puede ser mejor el eléctrico. Como complementos se debe de utilizar el hilo dental para arrastrar la placa de los sitios interdentales. En pacientes con problemas de encías además es muy útil la utilización de los cepillos interdentales y/o irrigadores dentales (ducha dental).

2. Controla tu alimentación para evitar la caries

Evita los alimentos ricos en hidratos de carbono, los llamados cariogénico. Conviene no abusar de este tipo de alimentos y cuando se tomen, cepillarse inmediatamente los dientes. Ejemplo de ellos son: las galletas, chocolate, chucherías, helados y todo lo que sea dulce y pegajoso y también bebidas carbonatadas como la coca-cola.

3. El fluor ayuda a evitar la caries

Trata de aumentar la resistencia del esmalte utilizando suplementos de flúor. Si detectamos que un esmalte es más susceptible a la caries son imprescindibles los suplementos de flúor. (No olvidemos que la calidad del esmalte es determinante en la incidencia de la caries).

4. Visita el dentista con regularidad

La frecuencia de revisiones al dentista depende de la tendencia que cada persona tenga hacia la caries o a problemas de encías. No hay una norma para todo el mundo. En personas predispuestas, la frecuencia puede ser cada 4-6 meses. En pacientes poco susceptibles se puede ampliar a uno o incluso dos años.

 

* Una publicación de la doctora Carmen López, médico y odontólogo especialista en ortodoncia y estética dental.

Dra. Carmen López Prieto

Dra. Carmen López Prieto