Psicología

La Terapia Familiar hace referencia a diversos enfoques psicoterapéuticos como puede ser el cognitivo-conductual, la terapia breve o centrada en soluciones, la terapia narrativa o la estructural, pero siempre desde un punto de vista sistémico. Este marco teórico tiene una concepción particular de ver los conflictos y problemas humanos, así como de cooperar con el paciente/usuario durante todo el proceso de terapia para afrontar y relacionar hasta encontrar soluciones.

La premisa principal de este modelo es que el cliente/usuario, la familia y la interacción terapeuta-cliente son considerados sistemas, y es ahí donde surge la conducta interpersonal, sea patológica o no. Todos somos parte de un sistema, bien individual (con uno mismo), conyugal, familiar, vecinal… como un microsistema de relaciones, o a nivel macro, como son el colegio, la universidad o la empresa.

En Clínica Pardiñas, trabajamos con diversas estrategias y técnicas para que las personas descubran habilidades y recursos que ya poseían y/o desarrollen otras nuevas de cara a gestionar el día a día en los retos laborales, educativos, emocionales, familiares… En esta sociedad cada vez más compleja, a veces es necesario añadir un plus de seguridad para sentirse fortalecido ante situaciones que exigen flexibilidad, comprensión, empatía y versatilidad porque la rigidez no sirve de mucho.

Como modelo centrado en el presente y en el futuro, las personas podrán asumir el control de los cambios y el rumbo de su vida de la forma más adaptativa posible. Ya es un mito del pasado aquello de “voy al psicólogo porque estoy enfermo de los nervios”. Los profesionales sabemos que el discurso crea realidades y por tanto cambiando el discurso (el interno y/o el externo) la persona podrá construir otra realidad diferente, ajustada a la vida que desea vivir, sin malestar o con el menor posible.

Los tratamientos psicoterapéuticos siempre son personalizados, de corta duración y con cita previa.