Recomendaciones

Los dientes naturales tienen una gran capacidad de discriminar la fuerza que se ejerce con ellos, debido a que a su alrededor poseen unas estructuras formadas para este fin. Pero dichas estructuras no existen en los implantes y, por lo tanto, es posible llegar ejercer una fuerza masticatoria muy elevada sin que usted pueda controlarla bien. Por ello deberá empezar a masticar alimentos no demasiado duros, para ir acostumbrándose poco a poco a las nuevas y engañosas sensaciones.