¿En que consiste el tratamiento?

Primero hay que hacer un examen y diagnóstico: Exploración bucal, historia clínica, estudios radiográficos, modelos de estudio de la boca y demás pruebas complementarias que el clínico requiera en función de las necesidades de cada paciente.

Una vez seleccionado el caso, el tratamiento consiste en una serie de pasos, y se divide en una Fase Quirúrgica y una Fase Protética. Ambas fases son realizadas tanto por especialistas como por dentistas con una formación y entrenamiento específicos en la técnica. Si el paciente no tiene ningún diente, normalmente no hay que realizar ningún tratamiento preparatorio, pero si por el contrario hay que extraer algún otro diente en mal estado, habrá que esperar a que cicatrice el maxilar antes de colocar implantes (puede requerir 2, 3 o más meses) Sin embargo actualmente, muchos casos los solucionamos de una manera inmediata, sacamos dientes, colocamos implantes dentales, y a las pocas horas colocamos los dientes fijos (ver implantes dentales y dientes en el día).

La fase quirúrgica clásica a su vez tiene dos pasos:

Primer paso: "Instalación del implante dental o implantes dentales".
Siguiendo una técnica de gran precisión, se van colocando las fijaciones o implantes dentales dentro del hueso. La operación dura entre 1 y 2 horas y normalmente se hace con anestesia local. El paciente no tiene porqué notar grandes molestias, ni durante la operación ni después de la misma. En un maxilar donde no existe ningún diente se suelen colocar entre 5 y 8 implantes dentales, en este caso no se necesita un implante para cada diente.

Segundo paso: "Conexión de pilares".
Este segundo paso se hace después de un período de cicatrización de entre 2 y 4 meses según se trate del maxilar inferior (mandíbula) o del superior. Este período de tiempo es fundamental para que ocurra la "oseointegración" y los implantes queden fijados permanentemente al hueso. Ahora se realiza una pequeña intervención en la cual se conectan unas extensiones llamadas pilares a los implantes dentales. Sobre estos pilares se conectará la prótesis terminada en una fase posterior. Durante el período de "oseointegración" se puede utilizar una dentadura o puente provisional acondicionada, sobre todo para cubrir las demandas estéticas.

En la actualidad este segundo paso ya no suele ser necesario, puesto que si el implante dental en su colocación queda bien anclado ya se coloca el pilar de cicatrización en el mismo acto.

Tercer paso: Fase Protética.

Cuando cicatriza la encía de la segunda fase quirúrgica (más o menos quince días), se comienza con la Fase Protética. Lo primero que se hace es tomar unas impresiones de la boca. Después se necesitarán de 1 a 4 visitas, durantes las cuales se evaluará el ajuste, la función y la estética de los nuevos dientes.

Es evidente que todo esto debe cuadrar con la planificación previa.

 

La nueva prótesis necesitará los cuidados y revisiones habituales, igual que si se tratara de dientes naturales, puesto que aunque estos nuevos dientes no van a tener caries sí pueden aparecer problemas en la salida a través de la encía.

Implante dental  y distintos aditamentos protéticos                                   Puente fijo de 7 piezas anclado en 4 implantes

 

VÍDEOS

(advertencia: son imágenes reales y pueden herir su sensibilidad)

 

<= ANTERIOR                                                                                                                                                                       SIGUIENTE

Comparte