La importancia del mantenimiento de los implantes dentales

Una vez que el paciente ha superado todas las visitas con todas las pruebas de rigor y por fin ya tiene sus dientes nuevos en la boca es necesario a partir de ahora hacer un seguimiento de sus prótesis sobre implantes dentales.

Tenemos que pensar que el hecho de masticar implica una serie de movimientos de la mandíbula sobre el maxilar superior, en estos movimientos intervienen muchos músculos de la cara, alguno de los cuales pueden hacer una fuerza tremenda a la hora de masticar, además, la mandíbula no solo tiene movimientos de apertura y cierre sino también de lateralidad y cincunducción. Los dientes naturales están dotados de unos mecanismos de defensa contra esos traumas que sufren a diario; entre ellos uno de los más importantes es el ligamento periodontal, una estructura que rodea a las raíces en el interior del hueso y actúa a modo de colchón amortiguador contra el trauma masticatorio. También existen unos receptores de presión que nos avisan cuando debemos dejar de apretar.

Sobredentadura superior sobre una barra unida a 4 implantesLas piezas dentarias que están apoyadas sobre implantes dentales no disponen de este ligamento ni de esos receptores de presión, sino que el implante tiene una unión íntima al hueso, no permitiendo ninguna flexibilidad, es pues fundamental controlar que la unión entre dientes e implantes dentales sea pasiva para no someter a éstos a cargas extra. Por otro lado es imprescindible ajustar correctamente la oclusión. A la hora de morder debe de haber un perfecto equilibrio entre los dientes de maxilar superior e inferior, teniendo en cuenta los movimientos de lateralidad y de protrusiva, para que los implantes dentales no se vean forzados en determinados movimientos de la boca. Estos controles hay que hacerlos el mismo día y en los siguientes días a la colocación de las piezas definitivas.

A medio plazo hay que vigilar la acumulación de placa y sarro. No debemos olvidar que en el adulto la primera causa de pérdida de dientes es la enfermedad periodontal, y la evolución de esta enfermedad esta ligada a la presencia de placa y sarro en los dientes de las personas predispuestas. Muchas personas a las que se le colocan implantes es porque han perdido dientes debido a la enfermedad periodontal, con lo cual ahora sus nuevos dientes emergen de la encía a través de los pilares, y en éstos también se puede acumular igualmente placa y sarro, por ello es necesario controlar y limpiar periódicamente estos acumulos nocivos para las encías y por ende, para los implantes dentales que están dentro del hueso.

La anatomía de las piezas sustituidas por medio de implantes dentales no es exactamente igual a las naturales, en general hay más recovecos con los implantes dentales con lo cual hay que extremar la higiene y utilizar los aditamentos especiales que existen para su limpieza. Desde luego una persona que haya abandonado su higiene bucal durante toda su vida y haya perdido sus piezas por este motivo sino se mentaliza para cambiar sus hábitos, puede no ser candidato a rehabilitar su boca con implantes dentales.

En muchas ocasiones, sobre todo en casos de grandes rehabilitaciones, es necesario colocar una férula entre los dientes para relajar la musculatura de la cara y evitar grandes tensiones en los implantes dentales.

Es evidente que los dientes sustituidos por medio de implantes dentales no se van estropear por caries, pero no olvidemos que hay que extremar el cuidado con una buena higiene dental y que "nada es para toda la vida".

 

<= ANTERIOR                                                                                                                                                                       SIGUIENTE

Comparte